viernes, 28 de agosto de 2015

Paseo de la Esperanza cortado o Estoy harto


Hace ya 21 años que escribí estas cuatro páginas. Me aterra advertir que -por desgracia- lo que decía en esas páginas sigue teniendo vigencia e incluso -en algunos casos- la situación se ha agravado. Parece que no escarmentamos.

jueves, 12 de febrero de 2015

Para reflexionar (II)

En la introducción al poema de Gilgamesh, en la versión de Mitchell que citaba en la entrada anterior, he encontrado otro texto para reflexionar:
"La lucha entre el bien y el mal / es la principal enfermedad de la mente", escribió el maestro zen del siglo VI Seng-ts'an. Es demasiado sencillo vernos luchando en el bando de Dios, identificar nuestra ideología con lo que es lo mejor para el mundo y utilizarla para justificar cruzadas, pogromos o ataques preventivos. Proyectar el mal hacia el mundo hace que yo esté en posesión de la razón irrefutable, una posición tan peligrosa en la política como en el matrimonio.

Para reflexionar (I)

Ahora estoy releyendo el Poema de Gilgamesh, esta vez en la versión de Stephen Mitchell. En la introducción (cuya lectura recomiendo por las reflexiones que hace sobre la actualidad del poema) cita un pensamiento de Pascal. Me ha parecido interesante compartirlo en su texto original: j'ai dit souvent que tout le malheur des hommes vient d'une seule chose, qui est de ne savoir pas demeurer en repos dans une chambre (http://www.ub.uni-freiburg.de/fileadmin/ub/referate/04/pascal/pensees.pdf). En traducción de Xavier Zubiri: "He descubierto que toda la desgracia de los hombres viene de una sola cosa: el no saber quedarse tranquilos en una habitación". Curiosa reflexión sobre la soledad (o eso me parece a mí)

jueves, 29 de mayo de 2014

Nacionalismos y derecha

Estoy leyendo un libro muy interesante: Srećko Horvat y Slavoj Žižek, El Sur pide la palabra. El futuro de una Europa en crisis, publicado en la editorial Los Libros del Lince.
A propósito de los resultado de las últimas elecciones al parlamente europeo y a propósito de lo que está ocurriendo en Cataluña, pueden resulta de interés un par de citas:

Sería peligroso subestimar la importancia del hecho de que, yendo de la mano de la actual crisis financiera, la derecha política está utilizando de nuevo la cuestión nacional a fin de desviar la atención de la gente de los problemas políticos, sociales y económicos que estamos padeciendo. (pág. 70)

La actual crisis financiera y las medidas de austeridad impuestas a muchos países son terreno fértil no sólo para una nueva acumulación de capital por parte de las élites financieras, sino también para el surgimiento de nuevos nacionalismos. La utilización de los derechos de los trabajadores como arma fundamental ya no es sólo un instrumento de la izquierda. Sin embargo, la diferencia entre la derecha y la izquierda sigue siendo clara: la derecha utiliza a una parte de la clase obrera contra otra parte de esa misma clase (la alemana contra la griega, la austriaca y la griega contra los inmigrantes, y así sucesivamente), y emplea el “discurso de los obreros” como medio para conseguir su objetivo final, la conquista del poder. Pero los grupos que hasta hace poco sólo eran movimientos extremistas muy marginales se están convirtiendo en partidos legales y legítimos. El caso de Aurora Dorada ya no es la excepción, sino la regla. Los nazis ya no tienen que esconderse en la cara oculta de la Luna, sino que ahora pueden vivir tranquilamente en la Tierra, sin que nadie les moleste. Y por eso lo que ahora hace falta no es sólo que exista Syriza, sino que surja una izquierda europea fuerte y unida. (pág. 73)
Ya decía en la entrada anterior que no me gustaba lo que estaba viendo. Y ahora, con estos resultados electorales en Europa, mucho menos todavía.

martes, 5 de noviembre de 2013

El ascenso de la extrema derecha

Como casi siempre, esta nueva entrada está relacionada con una lectura. Esta vez se trata de la obra SS. Una historia nueva, de Adrian Weale, editada por Turner en 2013 (el original inglés es de 2010). En las primeras páginas, al repasar la caída de la Alemania guillermina y el origen del partido nacionalsocialista, se dice:
Por otro lado, la clase media baja, constituida por pequeños granjeros y empresarios, tenderos y, ante todo, por el enorme ejército de los oficinistas, funcionarios de grado inferior, profesores, empleados públicos y administradores subalternos, estaba sometida a la doble presión de las grandes empresas (desde arriba) y los sindicatos (desde abajo), lo que la había llevado, aun antes de que estallara la Primera Guerra Mundial, a abrazar ideas de extrema derecha con ingredientes nacionalistas y antisemitas.
Me resulta estremecedor el comprobar cómo la situación actual se parece cada vez más a la de los años 30 del siglo pasado. Asciende la extrema derecha y el nacionalismo. Basta con leer la prensa; sólo dos ejemplos de hoy:
 Ahora el chivo expiatorio no son los judíos, sino los inmigrantes. La violencia política se hace cada vez más evidente. No me gusta nada lo que veo cada día.


viernes, 12 de abril de 2013

¿Qué es el capitalismo?

Entre mis últimas lecturas está la novela "Baila, baila, baila", de Haruki Murakami. Y me he encontrado un párrafo que define a la perfección el capitalismo: derroche. Y en España sabemos mucho de eso; nuestros políticos se han pasado años derrochando los caudales públicos y ahora quieren hacernos creer que hemos vivido por encima de nuestra posibilidades... 
"Entonces yo le dije que, en la sociedad capitalista, el derroche es la mayor virtud. Comprándole cazas Phantom a Estados Unidos y despilfarrando combustible con despegues de emergencia, Japón contribuía al aceleramiento de la economía mundial, lo cual a su vez provocaba un crecimiento del capitalismo. Si se dejase de derrochar de golpe, se produciría una Gran Depresión y la economía mundial se iría a pique. Añadí que el derroche era el combustible de las contradicciones, que las contradicciones revitalizaban la economía y que esa revitalización producía aún más derroche."

domingo, 17 de marzo de 2013

Más de los Episodios Nacionales

Me sigue asombrando la capacidad descriptiva de Galdós y al tiempo me entristece comprobar que sus descripciones siguen siendo válidas a pesar de haber transcurrido más de 200 años desde que fueron escritas. ¡Qué poco ha cambiado este país! Os dejo para vuestra reflexión dos citas:
La primera, sobre la mentira de los discursos políticos:
Ya no tuvo más remedio D. Manuel que devanarse los sesos para construir el castillete retórico que debía ser una página más de esa historia falsificada que elaboran diariamente los gobiernos con ideas muertas y palabrería de mazacote, historia indigesta, destinada al olvido. Otra cosa será cuando no haya tanta distancia entre la psicología de Reyes o gobernantes y los moldes de la Gaceta; entonces tendremos la real historia escrita al día. Pero es muy dudoso que este tiempo llegue; resignémonos a una vida de ficciones, y a recoger los granitos de verdad que a duras penas extrae la observación del fárrago indigerible de la literatura oficial.
(Galdós, Montes de Oca, Episodios Nacionales, tercera serie 8, capt. 8)

La segunda, sobre la actuación sin escrúpulos de los poderosos:
He visto a los poderosos, que ambicionan recobrar el mando que perdieron, emplear la corrupción para ganar a los venales, y la brutalidad para sojuzgar a los incorruptibles; he visto que la ley no es nada, que de ella se burlan los institutos armados como los magnates del orden civil, y que sólo la fuerza y el compadrazgo hacen el papel tutelar que a las leyes corresponde. El que dispone de un poco de fuerza y de la firme adhesión de unos cuantos amigos a quienes halaga y sostiene con obsequios o favores, lo tiene todo, y puede burlarse del derecho ajeno. He visto también a los poderosos que mandan permitir mil atropellos por sostenerse en el puesto de sus satisfechas ambiciones, y consentir la insolencia de los fuertes y el vejamen de los tímidos.
(Galdós, Los ayacuchos, Episodios Nacionales, tercera serie 9, capt. 29)